Cómo gestionan los riesgos las empresas energéticas

26 de abril de 2024 8 minutos de lectura.

CÓMO GESTIONAN LOS RIESGOS LAS EMPRESAS ENERGÉTICAS

En su labor empresarial diaria las compañías se ven afectadas por numerosas situaciones, tendencias y fenómenos, tanto internos (organización) como externos (entorno), que influyen en el desempeño de su actividad y en sus resultados, reputación o trayectoria. El concepto de riesgo empresarial hace referencia a todos esos factores que pueden afectar a las empresas en el marco de su actividad económica.

Los riesgos, en definitiva, son todo aquello que dificulta o impide que las empresas alcancen sus objetivos, ejecuten sus estrategias o mejoren su marca y su imagen. El sector en el que desarrolla su actividad cada empresa marca una parte importante de sus riesgos, sobre todo los que tienen que ver con el entorno. Y ese entorno incluye los diferentes países, negocios y mercados en los que opera. Además, los riesgos se pueden clasificar atendiendo a diversos criterios.

Para su gestión las compañías utilizan los mapas de riesgos, que son herramientas gráficas que permiten identificar, evaluar y controlar los riesgos a los que se enfrentan, así como su impacto en la organización y sus actividades. Una vez elaborado el mapa, ayuda a tomar decisiones sobre cómo abordar cada uno de los riesgos, identificar formas de gestionarlos, prevenirlos y minimizarlos. Todas estas tareas se engloban en los sistemas de gestión de riesgos de las compañías, que incluyen medidas de control y la revisión y actualización periódica de los procesos. Estos sistemas son esenciales para que cualquier empresa siga creciendo y sea exitosa.

EL SECTOR DE LA ENERGÍA PRESENTA RIESGOS DIFERENCIALES

Las características especiales del sector de la energía hacen que su mapa de riesgos y la gestión de los mismos sea muy diferente a otros sectores. Una parte de esos riesgos tiene que ver con la relación entre el consumo de productos petrolíferos, el cambio climático y la transición energética hacia una economía baja en carbono. El impacto de estas tendencias se traduce en modificaciones en la regulación del sector, en cambios en el equilibrio entre la oferta y la demanda y en su influencia en las fluctuaciones de los precios y en el creciente protagonismo de las nuevas fuentes de energía y de las tecnologías digitales.

El mapa de riesgos de las empresas energéticas identifica diferentes áreas críticas como las que se describen a continuación. 

RIESGOS ESTRATÉGICOS

Esta área agrupa los riesgos relacionados con el cambio climático, la sostenibilidad del planeta y la transición energética, lo que puede afectar tanto a la oferta de los productores de energía y a las fuentes de energía utilizadas como a los posibles cambios en el comportamiento de los usuarios. Se pueden incluir en el área las perspectivas económicas a nivel local y global que modulan también la oferta y la demanda, sin olvidar la evolución de la competencia. Finalmente, tiene cabida también la transformación de las empresas en compañías multienergéticas, con los riesgos asociados al crecimiento y la diversificación que ello implica.

RIESGOS FINANCIEROS

Aquí el riesgo más importante es la volatilidad de los precios del petróleo, del resto de las materias primas y de los productos derivados, así como su disponibilidad. Esa volatilidad depende, a su vez, de múltiples factores relacionados con la macroeconomía, las tensiones geopolíticas en áreas concretas del planeta (yacimientos, estrechos y pasos marítimos, etc.), la evolución de los tipos de interés o las tasas de cambio entre monedas. 

RIESGOS EN LAS OPERACIONES

Las operaciones de las compañías pueden ser otra fuente de riesgos en el sector de la energía. La gestión de la cadena de valor, la eficiencia en las actuaciones, las amenazas o los atentados contra la seguridad de las personas, los activos y las instalaciones o los daños al medio ambiente son ejemplos de posibles riesgos en las operaciones. Los accidentes, las catástrofes y las actuaciones gestionadas por proveedores o contratistas se suman a los riesgos de esta categoría. 

RIESGOS JURÍDICOS

El sector de la energía está sujeto a múltiples niveles de regulación específica (local, nacional o internacional) que se añaden a la regulación general, propia de cualquier actividad empresarial. El problema de la regulación es que su incumplimiento puede originar riesgos de diferente naturaleza. Por ejemplo, si ese incumplimiento deriva en sanciones o multas, además del impacto financiero, se pueden generar daños en la reputación difíciles de reparar. Además, en el terreno jurídico también hay que considerar los riesgos derivados del incumplimiento de contratos y acuerdos comerciales con terceras partes.

RIESGOS TECNOLÓGICOS

Como en prácticamente todo lo que nos rodea, el sector de la energía también se ha visto transformado por la llegada de las tecnologías digitales, lo que ha generado numerosos cambios que las empresas deben saber gestionar y aprovechar. Las organizaciones energéticas dependen cada vez más de la gestión de datos, del uso de tecnologías emergentes y de la ciberseguridad que, en caso de no manejarse adecuadamente, pueden suponer fuentes añadidas de riesgos.

RIESGOS EN RECURSOS HUMANOS

La transición energética, la necesaria adaptación de las empresas a la misma, los nuevos modelos de negocio y la digitalización de las estructuras organizativas y de las operaciones requieren una nueva forma de gestionar el talento, así como nuevas formas de liderazgo en las compañías. , que puede aportar riesgos adicionales si la gestión no es ni rápida ni adecuada. La escasez de talento hace necesario competir también en este terreno, lo que convierte en claves las actuaciones de atracción y retención.

LA GESTIÓN DE LOS RIESGOS EN GRUPO HAFESA

El segmento de los hidrocarburos, el área de negocio en el que trabaja Grupo Hafesa, precisa una gestión de riesgos y de los aspectos de compliance muy cuidadosa y dinámica, en un ecosistema empresarial inmerso en una profunda transición energética.

Para combatir tanto los riesgos específicos como los concretos que le afectan, Hafesa apuesta por las buenas prácticas y por el buen gobierno corporativo, en línea con los grandes esfuerzos que la compañía está realizando en materia de compliance. El Grupo cuenta con un Código Ético y de Conducta que establece los principios y valores en los que deben desarrollarse las actividades y relaciones mantenidas por la organización, así como por cada uno de sus empleados, directivos, administradores, socios o proveedores.

Con este Código, con el cumplimiento íntegro y permanente de la legalidad vigente y con una gestión responsable y sostenible alineada con la misión y los propósitos de la organización, Grupo Hafesa aspira a convertirse en un referente en materia de compliance y gestión de riesgos del sector energético.

Noticias relacionadas
  • 20 / 05 / 2024

    ESTRATEGIAS DE ATRACCIÓN DEL TALENTO EN EL SECTOR DE LA ENERGÍA

    ESTRATEGIAS DE ATRACCIÓN DEL TALENTO EN EL SECTOR DE LA ENERGÍA En un sector tan dinámico como el de la energía el talento se ha convertido para las compañías en un recurso imprescindible, pero escaso. La competencia por ese talento se ha vuelto muy intensa y no solo proviene de las propias empresas del sector, ... ESTRATEGIAS DE ATRACCIÓN DEL TALENTO EN EL SECTOR DE LA ENERGÍA

  • 16 / 04 / 2024

    Retos y oportunidades de los operadores de productos petrolíferos.

    RETOS Y OPORTUNIDADES DE LOS OPERADORES DE PRODUCTOS PETROLÍFEROS   La energía es un bien necesario e imprescindible para el correcto funcionamiento de la sociedad y de la economía. Los ciudadanos, las empresas, las industrias y todo tipo de organizaciones dependen de la energía para su día a día y para realizar sus actividades y ... Retos y oportunidades de los operadores de productos petrolíferos.

  • 15 / 03 / 2024

    ¿Cómo calcular el consumo de tu coche?

    El consumo de combustible de un coche es un indicador muy importante para su propietario porque tiene una incidencia directa en el gasto que le suponen los viajes o desplazamientos. Conocer el consumo teórico es un punto más a considerar en la fase de información previa a la compra de un coche, aunque la diferencia ... ¿Cómo calcular el consumo de tu coche?