Las estaciones de servicio miran hacia la movilidad eléctrica

23 de octubre de 2023 6 minutos de lectura.

La adopción de la movilidad eléctrica en España sigue una línea ascendente, como corresponde a una tecnología relativamente nueva y con un  horizonte prometedor. Cada vez es mayor el número de personas que se deciden por vehículos eléctricos a la hora de renovar sus coches, basándose en una creciente conciencia ambiental y en la búsqueda de alternativas sostenibles al transporte tradicional basado en combustibles fósiles. Todo ello  en un escenario marcado por la transición energética hacia fuentes renovables. Las tendencias en movilidad eléctrica no se limitan a los vehículos personales, sino que se extienden a todo el parque automovilista.

Según datos de AEDIVE (Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica), en 2022 se matricularon en España más de 100.000 vehículos eléctricos, considerando tanto aquellos 100% eléctricos como los híbridos enchufables. Estas cifras incluyen los turismos, los vehículos de dos ruedas, los comerciales y los industriales, con un crecimiento de casi el 21% respecto al año anterior. Así, en cinco años se han multiplicado por cinco las ventas anuales de vehículos eléctricos.

Además del número de vehículos, la movilidad eléctrica se apoya en una amplia red de puntos de recarga, distribuida en diferentes lugares e instalaciones. Los garajes de los domicilios, las estaciones de servicio, los centros comerciales, los lugares de trabajo, las estaciones y aeropuertos, los hoteles, etc. son algunos de ellos. Según AEDIVE, la red de puntos de recarga públicos operativa en territorio español cerró 2022 con más de 21.500 instalaciones, que reciben el nombre de IRVEs (Infraestructuras de Recarga de Vehículos Eléctricos).

PUNTOS DE RECARGA ELÉCTRICA

Todos estos puntos de recarga necesitan infraestructuras específicas. Esas infraestructuras están compuestas por un equipo o terminal de recarga y por las instalaciones eléctricas precisas, ya que en general se requiere un  nivel de potencia superior al que existe normalmente en los hogares y en otro tipo de instalaciones.

La velocidad de recarga de un vehículo eléctrico depende de diferentes factores, pero el más importante es el nivel de potencia que es capaz de suministrar el equipo o terminal. Considerando ese nivel de potencia, los puntos de recarga se pueden clasificar en carga estándar, rápida, super-rápida o últra-rápida. Cuanto mayor potencia tiene el equipo o terminal, más rápida es la carga y menos tiempo se tarda en alcanzar un determinado nivel de carga en la batería, lo que marca la distancia posible a recorrer. AEDIVE señala que aproximadamente el 20% de las IRVEs públicas son de carga rápida o superior.

“Las estaciones de servicio son una localización preferente para los puntos de carga de los vehículos eléctricos, dada su ubicación estratégica en las carreteras españolas.”

Una de las ubicaciones clave para la instalación de los puntos de carga son las estaciones de servicio. Las estaciones están situadas en lugares estratégicos y juntas construyen una red de carga interurbana que hace posible la movilidad eléctrica de larga distancia. El objetivo es que los usuarios de los vehículos eléctricos puedan desplazarse de forma cómoda por toda España.

EL PAPEL DE LAS ESTACIONES DE SERVICIO EN LA MOVILIDAD ELÉCTRICA

Las estaciones de servicio con puntos de carga eléctrica se denominan también electrolineras. Permiten la carga de vehículos eléctricos e híbridos, mediante equipos o terminales instalados en el recinto. En general, suelen funcionar en modo autoservicio y lo que se paga es la energía utilizada para recargar la batería del vehículo. Con el aumento del parque de vehículos eléctricos, es lógico que se vaya multiplicando el número de estaciones de servicio preparadas para este tipo de movilidad. Sobre todo, después de que en 2021 se aprobara la Ley de Transición Energética y Cambio Climático. Esta Ley dicta unas normas específicas para la implantación obligatoria de infraestructuras de recarga eléctrica, en especial en las estaciones de servicio. Con ella, las Administraciones Públicas están contribuyendo a dinamizar el sector.

Sin embargo, la disponibilidad de puntos de carga en estaciones no debe de hacer olvidar que el transporte por carretera se sigue apoyando de forma mayoritaria en los combustibles derivados del petróleo, especialmente en los vehículos de pasajeros. Electricidad, ecocombustibles, gas natural o gas licuado son las otras fuentes alternativas, que todavía tienen una presencia menor.

El caso de la movilidad eléctrica presenta características especiales. Fruto del empuje de una creciente demanda de los usuarios, de las inversiones que se vienen realizando en las infraestructuras de carga, del apoyo de las Administraciones Públicas y de las ventajas de España en materia de energías renovables, este tipo de movilidad supone una alternativa para la transición energética en el transporte. No obstante, existen todavía muchos desafíos que abordar y un camino por recorrer para cumplir los objetivos impuestos por Europa en términos de movilidad eléctrica.

ESCENARIOS DE FUTURO Y GRUPO HAFESA

Con todo ello, el escenario más probable para los próximos años es que coexistan en las carreteras los diferentes tipos de fuentes de energía para el transporte, con un protagonismo fundamental de los hidrocarburos y con otro creciente de los ecocombustibles y, sobre todo, de la movilidad eléctrica.

Grupo Hafesa es un holding empresarial dedicado a la comercialización y distribución de productos petrolíferos que cubre todas las fases del downstream de hidrocarburos, incluyendo su comercialización en estaciones de servicio. El Grupo cuenta con una red de estaciones, bajo la enseña de Hafesa Oil,  localizadas en diferentes partes de España, que se abastecen directamente de las plantas de almacenamiento del holding.

“Grupo Hafesa ha iniciado la instalación de puntos de recarga para vehículos eléctricos en su red de estaciones de servicio.”

La estrategia del holding pone el foco en convertirse en un operador multienergético y capaz de suministrar a sus clientes principales todas las energías que necesite. En esta línea, Hafesa ha iniciado la instalación de puntos de recarga para vehículos eléctricos y placas fotovoltaicas de autoconsumo en su red de estaciones de servicio. Esta modalidad de fuente de energía se suma a su fuerte apuesta por el suministro de combustibles derivados del petróleo, con el objetivo de seguir consolidándose como un operador de hidrocarburos fuerte.

Noticias relacionadas
  • 20 / 05 / 2024

    ESTRATEGIAS DE ATRACCIÓN DEL TALENTO EN EL SECTOR DE LA ENERGÍA

    ESTRATEGIAS DE ATRACCIÓN DEL TALENTO EN EL SECTOR DE LA ENERGÍA En un sector tan dinámico como el de la energía el talento se ha convertido para las compañías en un recurso imprescindible, pero escaso. La competencia por ese talento se ha vuelto muy intensa y no solo proviene de las propias empresas del sector, ... ESTRATEGIAS DE ATRACCIÓN DEL TALENTO EN EL SECTOR DE LA ENERGÍA

  • 26 / 04 / 2024

    Cómo gestionan los riesgos las empresas energéticas

    CÓMO GESTIONAN LOS RIESGOS LAS EMPRESAS ENERGÉTICAS En su labor empresarial diaria las compañías se ven afectadas por numerosas situaciones, tendencias y fenómenos, tanto internos (organización) como externos (entorno), que influyen en el desempeño de su actividad y en sus resultados, reputación o trayectoria. El concepto de riesgo empresarial hace referencia a todos esos factores ... Cómo gestionan los riesgos las empresas energéticas

  • 16 / 04 / 2024

    Retos y oportunidades de los operadores de productos petrolíferos.

    RETOS Y OPORTUNIDADES DE LOS OPERADORES DE PRODUCTOS PETROLÍFEROS   La energía es un bien necesario e imprescindible para el correcto funcionamiento de la sociedad y de la economía. Los ciudadanos, las empresas, las industrias y todo tipo de organizaciones dependen de la energía para su día a día y para realizar sus actividades y ... Retos y oportunidades de los operadores de productos petrolíferos.