ESTACIONES DE SERVICIO HAFESA OIL: ASÍ ES EL REPOSTAJE SEGURO

Publicado el viernes, 17 julio, 2020

2 min read

Siempre que estamos en carretera debemos tomar las máximas precauciones y el momento de repostar en la gasolinera es, sin duda, uno de los más importantes. Todos somos conscientes, como conductores, de una serie de rutinas seguras que debemos realizar cada vez que entramos en una estación de servicio. En Hafesa Oil te damos las claves para hacer esta operación de repostaje con la máxima seguridad. Como holding energético, encargado de la distribución de hidrocarburos y con estaciones de servicio de gasolina y gasoil propias a lo largo del territorio nacional, trabajamos siempre por tu seguridad y la del entorno.

 

En primer lugar debes saber que en todas las gasolineras del Hafesa Oil cuentas con las indicaciones de seguridad e higiene necesarias para echar carburante en tu vehículo con la máxima protección.

 

Estos son los Principios de Seguridad e Higiene a cumplir por personal, proveedores y clientes en una estación de servicio:

 

  • Prohibido fumar, ni en las instalaciones de la estación de servicio ni dentro de los vehículos, debido al extremo peligro de tener una fuente de calor cerca de líquidos inflamables y de sus vapores, pudiendo provocar una deflagración o un incendio, que afecte a personas e instalaciones de manera fatal.
  • Modera la velocidad. Se debe cumplir con un límite de velocidad no superior a 30 Km/h., aunque no está claramente señalizado, para evitar atropellos y accidentes entre vehículos. Se debe extremar la atención por el peligro de movimientos de personas entre vehículos, sobre todo por la parte posterior de los vehículos.
  • Apaga el motor y las luces del vehículo al estacionarlo, para evitar riesgos eléctricos durante el proceso de repostaje, evitando cualquier riesgo de explosión al contactar vapores de combustible y electricidad.
  • Prohibido el uso de teléfonos móviles. En todo el perímetro de la Estación de Servicio está prohibido el uso de terminales móviles y equipos eléctrico-electrónicos para evitar las interferencias con equipos de la EESS y posibles fuentes de descargas eléctricas en el entorno.
  • Elige el surtidor del combustible de tu vehículo. Presta atención para estacionarte en la posición donde dispongas de surtidor del combustible correspondiente a tu vehículo. Compara el adhesivo de tipo de combustible del surtidor y el de tu vehículo, y el tamaño del boquerel con el orificio del depósito. En caso de equivocación, no arranques el vehículo. Avisa al encargado de la Estación de Servicio y a una grúa para llevarlo a un taller para el vaciado del depósito.
  • Cumple con las normas de circulación. El incumplimiento de las normas y legislación referente a seguridad en la circulación son susceptibles de infracciones y multas por parte de la Policía Local o de la Guardia Civil. El personal de la Estación de Servicio no puede sancionarte, pero sí pueden negarse a que realices el repostaje de combustible.
  • Recuerda que el personal de la Estación de Servicio está para ayudar. Si tienes dudas ante cualquier tema (tipología de combustibles, la presión de neumáticos, etc.), consúltales.
  • Al pagar con tarjeta, recuerda retirar tu tarjeta de crédito al terminar el pago electrónico. Exige siempre el ticket de pago. Si dispones de tarjeta de fidelización, no dudes en beneficiarte de los puntos obtenidos.

 

Recuerda que son rutinas muy sencillas y que siguiendo estos pasos habrás ganado mucho en seguridad, tú y todas las personas que te rodean. ¡Buen viaje!

 

No hay comentarios

Escribe tu comentario